Redacción de contenidos

¿Necesitas palabras?

Aquí las puedes conseguir.

Palabras que resonarán en la mente de tus lectores y que atraerán a los motores de búsqueda

No es sobre tu negocio, es sobre tus lectores. Una buena redacción de contenidos es la que resuelve las dudas de tu audiencia a la vez que le brinda información útil.

El blog de tu web debe ser el lugar que uses para generar una relación de confianza con los visitantes de tu web. Los contenidos que cuelgues son el mecanismo que puede engrasar tu negocio para que funcione correctamente. Utilízalo para mostrarles quién eres, pero sobre todo lo que eres capaz de hacer por ellos.

Y así, algún día se convertirán en clientes.

Mantener un blog puede ser un dolor de cabeza: crear ideas que superen a las de la competencia y redactarlas con estilo propio requiere compromiso y creatividad a partes iguales. Pero los consumidores adoran el contenido web. Les entretiene mientras se informan sobre el producto o servicio que están pensando en comprar. Así que hay que darles lo que buscan.

Se trata de encontrar una manera de llegar a tu audiencia, responder sus preguntas, captar su atención y entretenerles para convertirlos en clientes. Pero para eso hacen falta textos con intención. Hacen falta palabras que trabajen. Y todo ello debería responder a una estrategia que esté plasmada en un calendario editorial.

Un blog sin estrategia es un blog sin resultados.

Porque sin intención los resultados nunca llegarán. Gracias a esta estrategia podrás guiar a tu audiencia justo hasta el punto al que tú quieras que vaya: a la venta.

A Google le encanta el contenido nuevo. Por eso es importante publicar de manera regular en blog. Pero más que atraer a millones de personas, lo que interesa es atraer a la audiencia adecuada. Y eso solo es posible si se publican con regularidad posts consistentes y de alta calidad.

Pero para seducir a la audiencia también influyen otros factores. Hay veces en las que el cómo lo cuentas importa más que el qué cuentas. Además, también hay justarse a las pautas y tono de tu marca, es decir, a la personalidad escrita. Solo así podrás destacar sobre tu competencia mientras generas vínculos profundos con tu audiencia.

Porque un blog es mucho más que contenido gratis. Es una herramienta de marketing muy potente que te permitirá hacer crecer tu negocio si  escoges las palabras adecuadas.